Vivimos en un mundo de mentiras, mentiras propias y mentiras compradas para no desenmascarar las propias y hacernos cómplices y poder justificarnos, la frustración es una manifestación de nuestro verdadero ser atrofiado por no experimentar y estar conectados con las cosas verdaderas de la vida, por no satisfacer las necesidades reales de nuestro ser para las que fuimos diseñados, por no querer esforzarnos para ser participes de una naturaleza divina y hacer grandes cosas en esta vida, para trascender y hacer cambios verdaderos, para dejar un legado a nuestras familias y a un nuevo mundo.

“Se desea pero no se alcanza, porque se desconoce el cómo y el qué hacer”

Todo se va degradando, es más fácil ser egoístas, que esforzarse para cambiar la propia vida y hacer algo por los demás, la verdadera conexión con las cosas verdaderas de la vida y su trascendencia tienen impacto en cuando se está dispuesto hacer y a sacrificar por lo demás.

Esta pequeña historia nos da un claro ejemplo de lo que hablamos

No hay persona en el mundo que este contenta con su frustración y viviendo atrapado en la rutina, nacimos para amar y ser amados, con la necesidad de trascender, pero se logra únicamente conectándose con la vida a través del amor genuino haciendo y viendo por los demás.
Prepárate y entrénate con nosotros en la UDV para lograrlo.

Author: UDV

Deja un comentario